MARCO NOCIVELLI RECIBE EL PREMIO «GRANDI GUGLIE DELLA GRANDE MILANO»

18/09/2019

Marco Nocivelli, Presidente y Administrador Delegado del Grupo Epta, recibe el reconocimiento de «Le Grandi Guglie della Grande Milano» del Centro Studi Grande Milano, en presencia de Attilio Fontana, Presidente de la Región Lombardía y Gianmario Verona, Rector de la Universidad Bocconi. Durante el evento del 18 de septiembre, fueron galardonados con el premio «Grandi Guglie alla Carriera» también Gian Domenico Auricchio, Administrador Delegado de Auricchio S.p.A., Riccardo Chini, Presidente y Administrador Delegado de Calvi Holding S.p.A. y Alfredo Ambrosetti.

ELl reconocimiento, concedido a personalidades que, en diversos sectores, se han distinguido por su compromiso en la promoción del tejido económico, científico, social y cultural del área metropolitana de Milán, fue otorgada a Marco Nocivelli en virtud de «su extraordinaria trayectoria empresarial orientada a los valores de internacionalización, innovación y sostenibilidad, que le ha llevado a ocupar el prestigioso cargo de Presidente de Anima Confindustria Meccanica y Presidente y Administrador Delegado del Grupo Epta, conocido en todo el mundo».

El premio es un símbolo y una síntesis de los valores irrenunciables de la Milán laboriosa, como lo demuestran los materiales elegidos para su realización: una base de madera maciza, que representa las raíces y la tradición, acoge un soporte de aluminio, expresión de la modernidad y de la tecnología, sobre el que destacan las agujas transparentes verticales proyectadas hacia el futuro.

Marco Nocivelli, Presidente y Administrador Delegado del Grupo Epta declara: «Es para mí un motivo de orgullo recibir este prestigioso galardón, del que se deriva una gran responsabilidad. Como me enseñó mi padre, el fundador del Grupo Epta, el empresario tiene el deber de dar un ejemplo virtuoso a la sociedad. Apoyar proyectos basados en principios éticos, como las iniciativas en favor del medio ambiente, el patrimonio cultural, la educación y la atención a los trabajadores y a las comunidades locales, debería considerarse una práctica cotidiana» y concluye «Un estilo de vida que debe adoptarse sin reservas, con el objetivo de honrar lo que se ha recibido de la vida y devolver los recursos y el valor al territorio».