Los números que cuentan

Epta tiene su sede central en Milán, Italia, y asegura una presencia capilar y eficiente en los mercados mundiales con la fuerza de sus marcas Costan, Bonnet Névé, George Barker, Eurocryor, Misa, Iarp Knudsen Køling y de una plantilla que hoy día alcanza 5.000 empleados.

Su capacidad productiva anual actualmente es de 200.000 unidades, registrando una facturación de 888 millones de euros en 2017. En este marco, la sistemática actividad de Investigación y Desarrollo del Grupo, asociada a las capacidades y especializaciones desplegadas por cada una de las marcas, ponen a Epta en condiciones de anticipar las tendencias más innovadoras y actualizadas, a fin de responder de manera específica a cada una de las necesidades del Cliente, ayudándolo a obtener prestaciones de excelencia

 

Una vocación de crecimiento

Una trayectoria abierta hacia el progreso, la de Epta, que se remonta a 1986, con la marca Costan de Limana, Italia. Una identidad enteramente italiana que rápidamente extiende sus límites y se convierte en una realidad internacional, con oficinas comerciales estratégicas en 40 Países 11 unidades de producción: 

en Limana, Solesino, Casale Monferrato y Pomezia (Italia), en Hendaye y Saint Quentin Fallavier (Francia), Bradford (Reino Unido), Køge (Dinamarca), Rosario (Argentina), Corlu (Turquía), Quingdao (China) y Cha-Am (Tailandia). Una presencia tan capilar y competitiva como para ofrecer la disponibilidad de los productos Epta en todo el mundo. Una visión que se extiende hasta los Países Emergentes, en los que el Grupo tiene ya una elevada presencia. 

 

En el nombre de la eco-sostenibilidad

En los últimos cinco años Epta ha invertido en la innovación más de 50 millones de euros. Un compromiso que se refleja en cada uno de los proyectos y de los procesos de fabricación: por eso hemos adoptado el método científico LCA (Life Cycle Assessment), que mide el impacto ambiental de cada producto, considerando atentamente cada fase de su existencia, desde la producción, pasando por su instalación y mantenimiento, hasta su disposición final.

El equipo que se ocupa de Investigación y Desarrollo cuenta actualmente con una plantilla de aproximadamente 100 ingenieros, aplicadas en el estudio de tecnologías de vanguardia, como el virtuoso caso de las instalaciones de refrigeración a CO2. El CO2 es un refrigerante natural con GWP (potencial de calentamiento global) igual a 1, muy bajo si lo comparamos con el tradicional R-404A usado en las instalaciones que es igual a 3.922.  Una filosofía aún más amplificada por la decisión de desarrollar políticas ecológicas innovadoras que apunten a la realización de fábricas con impacto cero.  También en materia de capacitación, la Compañía todos los años promueve jornadas de actualización para formar profesionales en el Centro de Formación CO2 EPTA de Inglaterra. Además, una plataforma de e-learning pone al alcance del personal de la empresa aproximadamente 23.000 horas de entrenamiento al año.

Para mas información sobre los temas seguridad y medio ambiente, escriba Ud. a la siguiente dirección: safety&environment@eptarefrigeration.com

 

 

Certificaciones ISO y Sistemas Integrados de Gestión

Epta ha implementado, para sus establecimientos productivos, una Política de Sistemas Integrados de Gestión, que apunta a alinear todos los procedimientos en pos de una rigurosa excelencia en la calidad,  respetando de pleno el medio ambiente y la colectividad. Los objetivos de la empresa apuntan, por un lado, a promover una fructífera colaboración con los clientes, proporcionando soluciones sostenibles e innovadoras, y por el otro, a sensibilizar todos los establecimientos hacia un continua mejora del Sistema Integrado de Gestión (IMS), para alcanzar así la máxima eficiencia de los procesos productivos y la mayor tutela de la seguridad y de la salud de los trabajadores.

Los principios de la Calidad Total son pues propulsores para el Grupo y las certificaciones UNI EN ISO 9001:2008UNI EN ISO 14001:2004, OHSAS 18001 y PASS 99, son testimonio concreto de ello. Respaldados por entidades independientes, representan una garantía  del Sistema de Gestión de la Calidad, de la máxima seguridad en el lugar de trabajo y de los procesos productivos, concebidos para salvaguardar los recursos energéticos y el ecosistema.